LA FALTA DE EDUCACIÓN TRIBUTARIA EN MÉXICO COMO UNA DE LAS PRINCIPALES CAUSAS DE LA EVASIÓN FISCAL


Existe gran desconocimiento sobre el tema de recaudación de impuestos en México, por lo que resulta imprescindible que el Estado establezca dentro de sus prioridades el implementar una política de impulso a la educación tributaria.

- Autora: Ana Sara López Ibargüen

Sabemos que es obligación de todo mexicano contribuir para el gasto público, tal y como lo dispone el artículo 31 fracción IV de nuestra Carta Magna. Al incumplimiento de esta obligación, se le llama evasión fiscal.

Es importante precisar que, según la doctrina aceptada, existe una distinción entre la evasión y la elusión fiscal, en el entendido de que esta última, supone que los contribuyentes realizan alguna acción para disminuir la obligación tributaria, actuando dentro de los márgenes permitidos por la normatividad. No obstante, nos avocaremos a hablar sobre la evasión fiscal y una de sus tantas causas: la ignorancia.

En ese orden de ideas, nos encontramos frente a un caso de evasión fiscal por ignorancia, cuando el contribuyente deja de cubrir impuestos; situación que se presenta con mayor frecuencia de lo que pudiera pensarse, ya que las normas tributarias suelen ser verdaderos laberintos terminológicos cuya comprensión no se encuentra al alcance de las personas, que al realizar actividades productivas y, por ende, convertirse en causantes, se ven imposibilitadas para cumplir con obligaciones que no entienden .

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), de entre los países que la componen, México ocupa el último sitio en recaudación debido a sus altos niveles de evasión fiscal. Como se ha venido diciendo, dentro de los diversos factores que originan este fenómeno, encontramos el desconocimiento, causado a su vez, por la falta de educación tributaria.

La mayoría de los mexicanos muestran gran ignorancia respecto de cuáles son sus obligaciones tributarias; aunque están conscientes de que las tienen, muy pocos saben qué impuestos existen, cómo se determinan las cantidades que pagan y cuál es la manera en la que se efectúan dichos pagos.

En una encuesta realizada a jóvenes (con estudios de educación superior) que van iniciando su vida laboral en Mexicali, el 44% manifestó desconocer sus obligaciones fiscales, un 72% considera que en la escuela no se le preparó para cumplir con estas y el 96% expresó interés en adquirir conocimientos básicos en la materia para estar en posibilidad de cumplir con sus obligaciones tributarias.

En relación con lo anterior, resulta importante destacar que, aunque la mayoría de los encuestados considera que los impuestos son necesarios para que el gobierno pueda prestar servicios públicos de calidad (axioma que justifica la creación de impuestos), también señalaron estar conscientes del desvío de recursos públicos por parte de las autoridades, situación que indudablemente constituye otra de las causas de la evasión tributaria; sin embargo, no es objeto de este análisis.

En virtud de lo expuesto, podemos afirmar que el Estado mexicano ha sido omiso en implementar políticas encaminadas a fortalecer la recaudación utilizando como herramienta la educación, restándole importancia al informar a los mexicanos desde una edad temprana sobre la necesidad de pagar impuestos y las consecuencias de no hacerlo; apostándole mejor a combatir la evasión fiscal, en lugar de evitarla atacando una de sus principales causas.

Esto último queda evidenciado en los Criterios Generales de Política Económica para 2020 emitidos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, ya que en este documento se estableció que la política de ingresos para este año estaría dirigida a generar un mayor espacio fiscal, buscando garantizar el cumplimento en el pago, cerrando espacios de evasión fiscal; sin embargo, en ninguna de las medidas orientadas a hacer más eficiente la recaudación, encontramos el fomento de la educación tributaria.

En contraste, en otras latitudes sí se ha instaurado esta política. En el viejo continente, la Unión Europea lanzó un proyecto piloto consistente en un portal llamado TAXEDU, dirigido a tres grupos de edad: niños, adolescentes y jóvenes; el cual, tiene como objetivos contribuir a la educación de la juventud europea en materia tributaria, reducir la evasión fiscal a través de mejoras en la educación y en la información, así como hacer saber a los ciudadanos europeos qué servicios son posibles gracias a la recaudación de impuestos.

Estamos conscientes de que son muchos los factores que intervienen en el nivel de recaudación de un país; algunos son políticos, socioeconómicos o de índole cultural como el que aquí se aborda. No podemos asegurar cuál de estos influye más en la problemática de la evasión; sin embargo, poco importa a nuestro país. Lo que sí podemos afirmar, es que existe un gran desconocimiento sobre el tema de recaudación de impuestos, por lo que es imprescindible que el Estado establezca dentro de sus prioridades el entablar una política de impulso a la educación tributaria, pues como se ha dicho, significaría atacar una de las principales raíces del problema de la evasión fiscal, y, a su vez, todos los que derivan de este.




VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES:

Cerrar