DELITOS FISCALES

Cuidado con los DELITOS FISCALES

El “delito fiscal”, es aquella conducta antijurídica consistente en defraudar a la Hacienda Pública por un importe superior al fijado por la Ley. Se entiende que defrauda el que omite ingresos tributarios y dejar de ingresar la cuota correspondiente.

- Autor: Lic. Hector David Díaz Soltero, Abogado litigante.

La anterior es una definición obtenida de la página de internet de Wikipedia, la cual, aunque no es muy técnica, sirve para entender de una forma sencilla el significado de los considerados “delitos fiscales”, sin embargo, con todo y la definición anterior, se pudiera generar confusión acerca de cuando estamos ante un verdadero delito fiscal o si se trata solo de una falta administrativa, ya que tal y como me he dado cuenta, resulta difícil para muchas personas llámense físicas o morales, identificar o diferenciar de manera sencilla un delito fiscal.

Viene a mi mente para ejemplificar lo anterior, el caso de Doña Sara y Don Simón que en un viaje que hicieron a los Estados Unidos, al regresar se encontraron en la carretera un zorrillo (Mephitis macroura) , el cual impresiono gratamente a Doña Sara y decidió quedárselo y traérselo a su domicilio el cual se encontraba en Mexicali, esto es que debían cruzar la frontera entre México y Estados Unidos con el singular animal, ya para pasar la frontera, Doña Sara comenta a Don Simón su preocupación de que no le fueran a quitar a su zorrillito, los agentes encargados del control fronterizo, a lo que don Simón le sugirió que para que no lo vean se lo pusiera por debajo de la falda, a lo que doña Sara le contesto que no, porque huele muy feo, y don Simón parsimonioso y totalmente sincero le contesta, pues que se aguante el zorrillo, al cabo que no hay mucha fila de regreso.

El ejemplo anterior aunque pudiera parecer chusco, sirve para ejemplificar la problemática planteada en el presente escrito, en el sentido de que no es fácil identificar cuando nuestra conducta va a encuadrar en un delito fiscal, ya que en ocasiones conductas que llevamos a cabo nosotros o vemos que llevan a cabo otras personas y no tienen consecuencia alguna, y es que vemos como en el ejemplo anterior, la pareja antes mencionada, está más preocupada por el bienestar o malestar del pobre animalito, que por las consecuencias que pudieran tener en caso de que el personal que resguarda la seguridad de la aduana hubieran encontrado el dichoso animalito.

Ahora bien, hablando de obligaciones fiscales debernos mencionar también, aunque merecerían un estudio aparte, la existencia de las infracciones administrativas, que son conductas que de cometerse merecen también la aplicación de una sanción por parte de la administración tributaria, las cuales a diferencia de los delitos fiscales que son sancionadas con pena corporal, esto es con cárcel, misma que será aplicada por la autoridad judicial, las infracciones administrativas serán sancionadas mediante multa, que será aplicada por la autoridad fiscal, la cual podrá ser recurrida en distintos ordenes incluido el jurisdiccional.

Al respecto, hay que considerar también, que si bien es cierto el Código Penal Federal (CPF) tiene por objeto tipificar las conductas ilícitas de las personas en el orden federal y establecer las consecuencias jurídicas respectivas, así como el procedimiento y órganos estatales para la aplicación de las penas; existen otros ilícitos contemplados en leyes de distinta naturaleza que han dado lugar a los llamados “delitos especiales”, entre ellos, los “fiscales” previstos en diversas leyes tributarias como el Código Fiscal de la Federación (CFF).

A este respecto el Código Fiscal de la Federación (CFF) establece las conductas que serán considerados delitos fiscales, como son:

a) Encubrimiento, en el cual incurre quien, sin previo acuerdo y sin haber participado en él, después de la ejecución del delito y con ánimo de lucro adquiera, reciba, traslade u oculte el objeto del delito a sabiendas de que provenía de éste, o si de acuerdo con las circunstancias debía presumir su ilegítima procedencia, o ayude a otro a los mismos fines; así como aquel que ayude en cualquier forma al inculpado a eludir las investigaciones de la autoridad o a sustraerse de la acción de ésta, u oculte, altere, destruya o haga desaparecer las huellas, pruebas o instrumentos del delito o asegure para el inculpado el objeto o provecho del mismo (artículo 96);

b) Tentativa, la cual es punible cuando la resolución de cometer un hecho delictivo se traduce en un principio de ejecución o en la realización total de los actos que debieran producirlo, si la interrupción de estos o la no producción del resultado se debe a causas ajenas a la voluntad del agente (artículo 98);

c) Contrabando, que comete quien introduce al país o extrae de él mercancías omitiendo el pago total o parcial de las contribuciones o cuotas compensatorias que deban cubrirse; o lo hace sin permiso de autoridad competente, cuando sea necesario este requisito; o se trata de bienes de importación o exportación prohibida (artículo 102); d) Defraudación fiscal, que lo comete quien, con uso de engaños o aprovechamiento de errores, omita total o parcialmente el pago de alguna contribución u obtenga un beneficio indebido con perjuicio del fisco federal (artículo 108);

e) Asimilados a la defraudación fiscal, como son consignar en las declaraciones que presente para los efectos fiscales, deducciones falsas o ingresos acumulables menores a los realmente obtenidos o determinados conforme a las leyes; omitir enterar a las autoridades fiscales, dentro del plazo que la ley establezca, las cantidades que por concepto de contribuciones hubiere retenido o recaudado; beneficiarse sin derecho de un subsidio o estímulo fiscal; simular uno o más actos o contratos obteniendo un beneficio indebido con perjuicio del fisco federal; o bien, omitir presentar por más de doce meses, la declaración de un ejercicio que exijan las leyes fiscales, dejando de pagar la contribución correspondiente (artículo 109);

f) Relativos al Registro Federal de Contribuyentes, como son aquellos que comete quien omita solicitar su inscripción o la de un tercero en el registro federal de contribuyentes por más de un año contado a partir de la fecha en que debió hacerlo; rinda con falsedad al citado registro, los datos, informes o avisos a que se encuentra obligado; use intencionalmente más de una clave del Registro Federal de Contribuyentes; o bien, desocupe el local donde tenga su domicilio fiscal, sin presentar el aviso de cambio de domicilio (artículo 110);

g) Relativos a declaraciones, contabilidad y documentación como son el registro de operaciones contables, fiscales o sociales en dos o más libros o en dos o más sistemas de contabilidad con diferentes contenidos; ocular, alterar o destruir, total o parcialmente los sistemas y registros contables, así como la documentación relativa a los asientos respectivos, que conforme a las leyes fiscales esté obligado a llevar; así como determinar pérdidas con falsedad (artículo 111).

En este tipo de delitos, se entiende la existencia de una conducta intencional y deliberada dirigida a defraudar a la hacienda pública, de ahí que implica el conocimiento por parte del obligado de la existencia de un deber de ingreso tributario y la omisión de cumplirlo.

Aunque pudiéramos identificar otros actos que parecieran no generar delitos en si, sin embargo, están tipificados en la ley tributaria especial, tal es el caso del delito de contrabando que tiene una penalidad de tres meses a cinco años de prisión si el monto de la contribuciones o cuotas omitidas es de hasta $500,000.00 M.N., y aumentara la pena en razón del aumento de las contribuciones omitidas, esto a quien interne mercancías extranjeras procedentes de zona libres al resto del país, sin el respectivo pago de contribuciones o sin el permiso de autoridad competente, y que decir en tarándose de mercancías prohibidas, y pensemos que residente en zona libre no ha hecho esto?.

Asi las cosas y habiendo aclarado con anterioridad que las penas derivadas de la comisión de los delitos fiscales las cuales merecen pena corporal, serán aplicadas por parte de la autoridad judicial, vale la pena revisar conforme a la clasificación de dichos delitos en cuanto a su forma de persecución:

a) Los que se inician a querella de la SHCP, como son:

ACTOS SIMILARES AL CONTRABANDO
DEFRAUDACIÓN FISCAL
ACTOS SIMILARES A LA DEFRAUDACIÓN FISCAL
RELACIONADOS CON EL REGISTRO FEDERAL DE CONTRIBUYENTES
RELATIVOS A DECLARACIONES, CONTABILIDAD Y DOCUMENTACIÓN
DE DEPOSITARIOS E INTERVENTORES FISCALES
DE ALTERACIÓN O DESTRUCCIÓN DE APARATOS DE CONTROL, SELLOS O MARCAS OFICIALES
RELATIVOS A VISITAS DOMICILIARIAS O EMBARGOS SIN MANDAMIENTO ESCRITO
REVISIÓN DE MERCANCÍAS FUERA DE LOS RECINTOS FISCALES COMETIDOS POR SERVIDORES DEL FISCO
OPERACIONES CON DINERO OBTENIDO POR ACTIVIDADES ILÍCITAS;

b) Los que requieren de declaratoria del fisco federal respecto al daño o perjuicio sufrido, como son:

CONTRABANDO ROBO DE MERCANCÍAS DE RECINTOS FISCALIZADOS); Y

c) Los que se persiguen de oficio.

Conforme a lo anterior, tenemos que en el caso de los delitos considerados de querella o de procedimiento equivalente a la querella, y que ya mencionamos, será la Secretaria de Hacienda y Crédito Publico quien estará facultada para formular la acusación correspondiente, ya que tales delitos se considera atentan contra la hacienda pública,, mientras que en los demás casos no previstos en las fracciones anteriores bastará la denuncia de los hechos ante el Ministerio Público Federal, aunque debemos considerar que algunos de los delitos fiscales, por ejemplo, la defraudación fiscal o su tentativa punible, son al mismo tiempo de querella y graves.

Por otra parte, tenemos que conforme al artículo 194 del Código Federal de Procedimientos Penales, ciertos delitos fiscales son considerados “graves”, ejemplo de ello son El contrabando y su equiparable en ciertos casos, así como la Defraudación Fiscal y su equiparable también en ciertos casos, siendo estos casos dependiendo del valor de la mercancía considerada como contrabando o el monto de lo defraudado.

Es por lo antes expuesto, que resulta necesario que ubiquemos cuando nuestras conductas en materia fiscal o relacionadas con el comercio exterior resultan ser constitutivas de delito, considerando desde luego en este, el comercio particular o domestico que se efectúa cuando realizamos compras en el extranjero, so pena de ser sujetos de las sanciones ya mencionadas.

Al respecto resulta muy común en el caso de los residentes de frontera, que estos lleven a cabo conductas que sin saberlo resultan constitutivas de los mencionados Delitos fiscales quienes por desconocimiento de la ley o ante el conocimiento de la practica continua de “actos ilegales” de parte de otras personas que han tenido la suerte de no haber sido procesados ante la comisión, digamos sin querer de algún delito fiscal lo llevan a cabo, siendo que en casos como el contrabando, la evasión fiscal o alguno de los que ya hemos mencionado, serán sancionados, aun cuando estos se den por desconocimiento, como pudiera ser el caso por ejemplo si consideramos a quien cruza la frontera con más de 10,000 Dólares sin declarar, o que cruce con alguna de las mercancías que requieran permiso de autoridad competente, como en el caso de plantas o animales, o de las consideradas mercancías de trafico prohibido, como sería el caso de vinos o licores, armas y explosivos.

En estos casos debemos dejar establecido que atendiendo al principio jurídico que refiere que “el desconocimiento de la ley, no exime a nadie de su cumplimiento”, a efecto de no caer en situaciones bochornosas como la del ejemplo antes planteado, o en conductas que pudieran ameritar la aplicación de penas que van desde los tres meses de prisión en el caso de omisión en el pago de contribuciones y dependiendo del monto, caso en el que podría aumentar esta pena, y hasta los 10 años de prisión en el caso de que se comercialice o transporte combustible que no contengan los trazadores o no cuente con las especificaciones establecidas por Petróleos Mexicanos, se recomienda por un lado, tener el cuidado de conocer el tipo exacto considerado para cada delito y por el otro y en especial para los residentes de frontera tener en cuenta el catálogo de artículos y mercancías que requieran permiso de autoridad competente así como de las consideradas de trafico prohibido.

Así las cosas, y considerando la antes expuesto deberemos de tener el debido cuidado de no caer en conductas que supongan un delito fiscal, por eso, cuidado con los delitos fiscales.


VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES:

Cerrar